Publicado el / por Productes de Mallorca / en Tradiciones y costumbres

La tradición de los patés en Mallorca

Entre Mallorca y Francia se establecieron lazos comerciales durante el siglo XIX por curiosos motivos, y que marcaron para siempre la gastronomía y la industria locales.

 

En el año 1862, Francia sufre la plaga de la Filoxera, que destruye sus viñas provocando una seria carestía, que les obliga a buscar vinos en el extranjero.

 

Mallorca, a la que todavía no había llegado la plaga (por ser una isla), produce  vino y aprovecha la circunstancia aumentando la producción para exportar vino a Francia, atendiendo la gran demanda de los vinateros franceses entre 1865 y 1890.

 

El tráfico comercial se establece desde el puerto de Portocolom (Mallorca) hacia Sete (Francia). Incluso se habilita una Aduana en el puerto de Portocolom.

Los barcos traen de vuelta a Mallorca productos franceses desconocidos hasta ese momento como las cerámicas de Limoges y los reconocidos patés franceses.

 

Nace, de este modo, la tradición de hacer patés caseros en la isla de Mallorca. Las recetas caseras fueron pasando de generación en generación hasta llegar a nuestros días.

 

La receta del paté Artesano de la abuela de Jaume Munar sigue produciéndose en las instalaciones de Porreres, fiel a su fórmula original, con las mejores carnes de Porc Negre de la isla.

 

Tags:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies